Duelo y pérdidas

La muerte de un ser querido es un acontecimiento que la mayoría de nosotros ha sufrido ya alguna vez en su vida, y es una circunstancia que seguirá cruzándose inevitablemente en nuestro camino y para la cual no se nos prepara. Este misterio no deseado de la vida irrumpe a veces de manera inesperada, encontrándonos en un mar lleno de reacciones y emociones, todas naturales y normales ante la separación y la pérdida de alguien a quien amamos.

El duelo es la reacción natural y necesaria ante la separación y la pérdida de un ser querido, un camino que tendremos que recorrer, un proceso que lleva su tiempo, tiempo que la mayoría de las veces no es suficiente por sí mismo para calmar el dolor y en el cual “es necesario hacer” para que la herida que deja la pérdida cicatrice adecuadamente. Este proceso de recuperación es único, individual, es para uno mismo el intento de aceptar y vivir con la realidad de la ausencia que deja la persona fallecida.

El Servicio de Acompañamiento e Intervención en Procesos de Duelo y Pérdida del Centro ABB Sevilla ofrece el apoyo necesario para atravesar este dolor y poder avanzar y seguir creciendo interiormente a pesar de la ausencia de nuestro ser querido.

Servicios

  • Atención individual: en ocasiones, las circunstancias de la muerte o el vínculo con la persona que ha fallecido hacen necesario un acompañamiento en terapia individual para disponer de un espacio privado.
  • Grupos de terapia de duelo: el tener la experiencia de sentir que no estás solo en el dolor, descubrir que hay muchas formas de afrontarlo, -quien lo vive muy parecido y muy diferente-, pero que el sentimiento más profundo es el mismo. Poder compartir libremente nuestras emociones, sabiendo que son toleradas, respetadas y acogidas sin juicio por las personas del grupo. 
  • Formaciones para profesionales: se abrirán cursos de formación para que aquellos profesionales que asisten a personas en su práctica diaria tengan los suficientes recursos para acompañar en casos de duelo, mejorando la calidad de sus intervenciones y realizando un adecuado acompañamiento en sintonía con el paciente. 

Cuándo debo pedir ayuda

En su situación es normal que le ocurran todas estas cosas... pero si ve que suceden a diario, incluso varias veces al día, con intensidad, o están haciendo que sus relaciones familiares, de amistad o de trabajo, u otras actividades importantes de su vida se deterioren, pida ayuda profesional.

  • Agotamiento.
  • Insomnio.
  • Dificultad para respirar.
  • Boca seca.
  • Dolor en la mandíbula.
  • Pérdida de apetito.
  • Dolores abdominales.
  • Dolor de cabeza.
  • Dolores en las articulaciones.
  • Tristeza.
  • Enfado y rabia.
  • Culpa y autoreproche
  • Desesperación.
  • Miedo.
  • Irritabilidad.
  • Ansiedad.
  • Soledad.
  • Impotencia.
  • Confusión.
  • Desasosiego.
  • Incredulidad.
  • Incapacidad de concentración.
  • Pérdida de capacidad intelectual.
  • Preocupación.
  • Pensamientos obsesivos (“y si…”, “si hubiera...”, ”si no hubiera...”).
  • Sentido de presencia.
  • Creencias (“me estoy volviendo loco…”).
  • Apatía, desgana.
  • Trastornos del sueño.
  • Trastornos alimentarios.
  • Conductas distraídas.
  • Mantenerse muy ocupado.
  • Aislamiento social.
  • Soñar con el fallecido.
  • Evitar recordar al fallecido, ocultando o recogiendo todas las cosas de éste para no percibir sentimientos dolorosos.
  • Buscar y llamar en voz alta.
  • Suspirar.
  • Hiperactividad.
  • Llorar.
  • Visitar lugares o evitarlos.
  • Atesorar objetos que recuerdan al fallecido.

Breve referencia bibliográfica para personas en duelo

  • Aprender de la pérdida. Neimeyer, R. Ed. Paidós 2002
  • El mensaje de las lágrimas. Payás, A. Ed. Paidós 2014
  • La muerte un amanecer. Kübler-Ross, E. Ed.Luciérnaga 1991
  • Los niños y la muerte. Kübler- Ross, E. Ed. Luciérnaga 1992
¿Necesitas ayuda profesional?
     Envíanos tu consulta

Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies     Acepto     Más información